INTRODUCCIÓN

El Defensor de los derechos tiene la tarea de velar por los derechos y libertades de los ciudadanos, promueve la igualdad y asegura un mayor acceso a ellos.

Cualquier persona física o jurídica podrá remitirle un caso de manera directa y de forma gratuita.

Esta autoridad administrativa independiente está consagrada en la Constitución del 23 de julio de 2008, establecida por las leyes orgánicas y civiles del 29 de marzo de 2011.

El Defensor de los derechos es la única autoridad encargada de la defensa de los derechos. A partir de 2011, los ámbitos de competencia del Mediador francés, Médiateur de la Repúbique, el Defensor del menor, Défenseur des enfants, la autoridad para la igualdad y contra la discriminación, Haute Autorité de lutte contre les discriminations et pour l’égalité (HALDE), la Comisión nacional de deontología de la seguridad, Commission nationale de déontologie de la sécurité (CNDS), se unieron en aras de facilitar y simplificar el acceso de los ciudadanos.